PP

Notas sobre la actualidad política, posibles pactos de gobierno y las estrategias de los partidos

Celia Villalobos sobre los diputados con rastas: “Que no me peguen piojos”

  • Dos meses es muuuucho tiempo. Creo que acabaremos teniendo pacto de investidura y gobierno en minoría, y evitaremos nuevas elecciones en el último momento.
  • Especialmente desde el PP, y en menor medida desde el resto de grupos, parece que todavía no se ha comprendido que para pactar es necesario que ambas partes renuncien a partes de su programa. Y no, insistir en “soy la lista mas votada y solo por eso me tenéis que dejar gobernar” no es negociar.
  • Después de meses en los que el programa de gobierno propuesto por Pedro Sanchez ha sido derogar todo lo aprobado por el PP en los últimos 4 años, me cuesta mucho creer que puedan acabar pactando entre ellos la investidura o un gobierno de coalición. Sobre que bases?
  • Nota para los cabezas pensantes que quieren aupar a Susana Díaz a la jefatura del PSOE: para muchos, Andalucía representa la España que no queremos ser.
  • El comentario de Celia Villalobos sobre las rastas del diputado Alberto fernandez es repugnante. Dice mucho (malo) de ella. dice mucho de su partido también el que nadie haya salido a censurarla, o a pedir disculpas al diputado de Podemos.
  • La estrategia electoral y post electoral de Rivera cada vez la entiendo menos, con esa capacidad para, llevando un programa razonablemente centrista,  parecer mas rancios y mas de derechas a cada dia que pasa, y esa obsesión por una gran coalición en la que solo aportan folclore, ya que los otros dos no necesitarian sus votos para nada.
  • Siguiendo con C´s: Se venden como un partido reformista,se supone que abogan por una serie de reformas institucionales (de la ley electoral, del poder judicial, de la estructura autonómica del estado y su modelo de financiación, etc…), y lo primero que han hecho es regalarle la abstención a Mariano Rajoy. (Así, a pelo, sin pedir nada a cambio) Y ahora defienden… Una gan coalición con los dos partidos que en treinta años se han negado a acometer esas reformas, en la que además, no tendrían ninguna fuerza negociadora. Esta apuesta hace que (por ahora) renieguen de un pacto con PSOE + Podemos, en el que tendrían capacidad de veto y de marcar la agenda, y con el que podrian venderse como el partido de cambio capaz de domesticar a la extrema izquierda, controlando cualquier veleidad tanto en el eje centro – periferia, como en el eje izquierda – derecha. Como he dicho antes: me cuesta entenderlo.
  • Pablo Iglesias tiene que tener cuidado de no pasarse de frenada. Su resultado es bueno, pero no es TAN bueno. Un tercio de sus diputados no son estrictamente suyos, y visto que va a ser incapaz de conseguirles grupo propio a cada una de las confluencias (en esto creo que Podemos no creo que tenga razón, por mucho que Soraya les leyera por separado los resultados la noche electoral) está por ver que sea capaz de convencerles otra vez para ir juntos si acabamos con nuevas elecciones. Es verdad que una gran coalición con ciudadanos dentro es un escenario idílico para el – toda una legislatura luciendo como jefe único de la oposición, mostrándose como la única opción de cambio real, y perfectamente podemos tenerle arrasando en las próximas elecciones – pero no debería contar con que los del PSOE sean tan estúpidos como para proporcionárselo. En principio, no parece que le venga mal repetir elecciones, pero su discurso del bunquer igual no es tan efectivo después de dos meses de intentos del PSOE por pactar con ellos, especialmente si son sinceros, y acaba no ganando tantos votos como cree.
  • La sobreactuación y el berrinche con el acuerdo para pactar el presidente del congreso y la composición de la mesa no le está sentando nada bien a Podemos, especialmente cuando en la mesa del congreso, ha acabado teniendo los miembros que le corresponden en correlación a su fuerza parlamentaria.
  • Pablo Iglesisas también debería cuidase de que muchos de sus correligionarios acaben prefiriendo, en la mejor tradición de la izquierda, el certificado de pureza a gobernar.Foto de Pablo Iglesias con Errejón, Bescansa y su bebé. EP
  • Lo de Bescansa con su bebé en el Congreso sospecho que tiene mucho de demagogia, pero no termina de parecerme mal. Al fin y al cabo, el tema de los hijos y su crianza es un tema muy personal, en el que hay pocas verdades absolutas. Y con el gesto han conseguido marcar agenda y mostrar su perfil social, dejando por unos dias en segundo plano el tema del referéndum. A ver si sirve para que se hable en serio de conciliación: de como incentivar las jornadas continuas, de ampliar el horario y el curso escolar para adaptarlo a los ritmos laborales de los padres, de aumentar el numero de plazas públicas de guardería, de aumentar y proteger los permisos de maternidad y paternidad…
  • De lo de Gómez de la Serna, podemos echarle la culpa al PP por no haber sospechado o investigado lo suficiente ANTES de meterlo en las listas, pero no de que siga AHORA en el congreso. Le han echado del partido y del grupo parlamentario, pero ni podían sacarlo de las listas una vez aprobadas por la comisión electoral, ni se le puede retirar el acta de diputado, puesto que es suya y no del partido.
  • Sobre la ley 25 y la paralización de los deshaucios: El que reclama Juan para largar a los jetas que se han atrincherado en el piso de la amama y que llevan 8 meses sin pagarle el alquiler, también hay que paralizarlo? Tenemos que escribir una ley antideshaucios con cientos de excepciones para asegurarnos que solo se evitarán  cuando el ejecutor de este sea “malvado”? Quien de Podemos se responsabilizará de la brutal subida de costes que tendrá para todos la vivienda (en alquileres y costes de los préstamos hipotecários) a cuenta de la perdida de seguridad jurídica que supone la paralización (o ralentización) de los deshaucios para arrendadores y prestamistas de aprobarse la ley?

A Montoro le echaron droga en el cola cao

Cristóbal Montoro, durante su participación en la Escuela del Verano del PP en Gandía

Por lo menos, esa es la única explicación lógica que se me ocurre para que un tipo, que en principio, no aparenta sufrir ninguna enfermedad mental, y que debería tener el culo pelao después de veinte años en política, vaya a clausurar un curso de verano de su partido, y diga esto:

“estamos rompiendo los pronósticos”, Miren la gente que ha emprendido y ha creado puestos de trabajo en nuestro país, como nunca antes había ocurrido”, “somos el éxito económico del mundo”, etc, etc, etc…

Vale, que está entre los suyos, y le van a aplaudir allá salga diciendo que la tierra es plana, pero me cuesta creer que esto no sea un Fake. No me voy a molestar en escribir de nuevo los datos de paro, deuda pública, déficit; en recordar como tenemos la sanidad o la educación pública. Al gobierno, la tensión de la crisis, el caso Bárcenas y demás, el que este PSOE les haya adelantado (por un miserable punto) por primera vez en una encuesta, le está haciendo perder los papeles de mala manera; esto no puede ser mas que una huida hacia delante a la desesperada. Eso, o que Arriola ha empezado a chochear mucho. Sinceramente me cuesta pensar que Montoro, que es un señor instruido, pueda creerse algo de lo que está diciendo: Igual por eso da esa sensación de estar borracho o fumado, porque sabe que está soltando una tras otra. Aunque no sé que es mas grave: si que nos mienta de una manera tan boba y burda, o que pueda estar creyéndose de verdad lo que dice, y tenemos a un ministro de Hacienda viviendo en el mundo de la gominola.

Y ahora en serio: de verdad piensan en el PP que esto se lo puede creer alguien? No se dió cuenta de que le estaban grabando, no pensó que se vería? Tan lerdos imaginan a sus votantes como para pensar que van a tragarse este delirio triunfalista? En serio no son capaces de ver que lo menos que haces, con estas declaraciones, es el ridículo, y que a mas de uno le pueden parecer insultantes? es que entre los miles de asesores de imagen que tienen, no hay alguno que no sea idiota, y les pueda decir que se controlen un poco?

En fin, que así está el patio. Otro día más.

 

 

Escraches

No soy precisamente entusiasta con la PAH, ni con Ada Colau, ni con las reivindicaciones que reclaman en el manifiesto que tienen colgado en su página web.

Les reconozco la habilidad para concentrar sus reivindicaciones en unos pocos puntos fáciles de comprender y de recordar, y la capacidad de conectar y movilizar una masa social imporante, con la que han puesto en primer plano un problema grave como es el de la ley hipotecaria española, desfasada y desproporcionada hacia una de las partes. Incluso estoy de acuerdo con algunas de sus reivindicaciones ( con regular mejor el mercado inmobiliario y con potenciar la dación en pago en las nuevas hipotecas, aunque eso cueste un encarecimiento muy serio de estas; o con fomentar desde los organismos públicos el mercado del alquiler y los alquileres sociales. La dación en pago retroactiva me parece una barbaridad que acabarían echando abajo en el primer tribunal en el que se impugnase la ley: los contratos firmados con pleno conocimiento de las partes hay que cumplirlos); aunque con muchos matices y bastantes peros.

Sin embargo, no me gusta ni el maniqueísmo simplista y demagógico de su discurso de buenos contra malos , ni el análisis exageradamente sesgado de la problemática de las hipotecas y los desahucios (Unos ejemplos. No es cierto que los bancos referenciaran las hipotecas con unos diferenciales desorbitados como dicen. Lo normal era ofrecer euribor + 0’5, lo que es de hecho una ganga, yllegó a haber ofertas al euribor + 0,25: Las cajas de ahorros competían por las hipotecas, y en consecuencia, se derrumbaron los precios de estas. Tampoco se hacían precisamente de espaldas al comprador muchas de las tasaciones sobrevaloradas: así se sacaba para los muebles y el coche nuevo. Obvian el hecho de que la dación en pago es posible en España: solo que no funcionaba como profucto, claro, porque a cambio de asumir el riesgo extra que le supone, el banco nos va a exigir un interés bastante mayor, y vamos a pagar bastante mas letra. Y porque esta solo es favorable para el deudor en un contexto en el que la vivienda baja) ni la agresividad y la dureza de algunas de las declaraciones de sus portavoces (Ada Colau llegó a llamar criminal a un representante de la asociación española de Banca en el congreso de los diputados), ni que se arroguen la representación de toda la ciudadanía, en vez de solo la de los (muchos) simpatizantes o firmantes de sus manifiestos: un millón y medio de firmantes son muchos ciudadanos, pero no son todos los ciudadanos: a mí, por ejemplo, no me representan. Y quizá sea tenga un prejuicio de inquilino-que-no-se-hipotecó-en-la-burbuja, mas que otra cosa, pero ya me gustaría ver que hubieran opinado muchos de los que ahora claman por la dación en pago, el fomento del alquiler, en contra de la desgravación por vivienda, o de las hipotecas a cincuenta años, si de verdad el gobierno del PSOE hubiera aplicado en 2005 un programa parecido al que ahora se defiende desde la plataforma: no fuera a ser que se hubiese protestado contra el encarecimiento salvaje de las hipotecas, y la exclusión del acceso a la vivienda en propiedad de la clase trabajadora.

De la PAH tampoco me gustan nada los escraches que están montando contra miembros del gobierno o diputados del partido popular.

Imagen de un escrache. De ABC.es

Como habeis podido leer, no soy precisamente entusiasta con la PAH, ni con Ada Colau, ni con las reivindicaciones que reclaman en el manifiesto que tienen colgado en su página web. Asumo que mi visión pueda estar sesgada por este hecho. Que quizá fuera mas condescendiente si los montara una plataforma mas afín con mis ideas. Espero que no sea el caso.

Como ya he dicho, no me gustan nada los escraches. Aun cuando desde la PAH se reivindique y acredite su carácter pacífico, o la mayoría de las asociaciones de jueces hayan manifestado que por si mismos son legales. En mi opinión, con los escraches estamos jugando con fuego, bordeando peligrosamente el límite que separa la presión legítima de la coacción por intimidación; el que separa la necesaria crítica a la acción política de los cargos públicos de la inaceptable intromisión en la vida privada de las personas.

Donde ponemos la barrera que separa un escrache democrático de un intento de coacción bajo la amenaza velada de la violencia? Son los vecinos, la pareja, o los hijos de los políticos también responsables de las decisiones que estos toman en el ámbito público? Es intimidatorio que 200 personas protesten con pancartas en la acera de enfrente de tu casa? Y si en las pancartas se te equipara con un asesino (porque no estas de acuerdo con su proposición de ley hipotecaria) o en vez de consignas políticas, te gritan insultos personales? Y si en vez de estar en la acera de enfrente, están dentro de tu portal, o aporreando tu puerta como denuncia Gonzalez Pons, o señalando a tus parientes y vecinos?  A los que apoyan este tipo de manifestaciones, les hubieran parecido igual de legítimas si por ejemplo, los del foro de la familia los hubieran montado contra los diputados que votaron a favor del matrimonio gay, o los ultracatólicos los hagan contra los políticos que aboguen por sacar la religión de las escuelas? Se hará responsable la PAH si en algún escrache se le va a alguien la cabeza y acaba con una agresión física?

Porque aquí no estamos hablando de culpables de crímenes de lesa humanidad indultados por el gobierno. Por muy imperfecta que sea nuestra ley electoral (que lo es), los diputados no dejan de ser nuestros representantes electos, y están en el congreso porque les hemos votado: y al igual que la PAH tiene toda la legitimidad del millón y medio de firmas que han logrado reunir (son muchas firmas, ojo) para presentar y defender en el congreso una propuesta de ley para reformar nuestra ley hipotecaria, el gobierno, y la mayoría parlamentaria que lo sustenta, tienen la legitimidad que le otorgan 11 millones de votos – y que yo recuerde no llevaba la dación en pago retroactiva en su programa electoral – para aceptarla, rechazarla, o introducir las enmiendas que esa mayoría parlamentaria considere. Que tan democrático es el estar a favor de las reivindicaciones de la PAH, como no estarlo, o estarlo solo en parte; ni es necesariamente, como pretenden, moralmente superior su posición con respecto a la de sus detractores. Y oye, si no nos gusta los que gobiernan, en las próximas elecciones siempre podemos votar a otros.

Recordemos  por último que los políticos también tienen pareja, hijos, familia, vecinos, amistades, como casi todos los demás. Y creo que estas personas tienen derecho a que se respete su ámbito privado.

En definitiva, creo que en un estado democrático,  las críticas y protestas a los políticos debemos mantenerlas en el ámbito estrictamente público. En democracia es tan importante el fondo como las formas; tan importante la justicia social como el respeto a la legalidad; y tan importante la protesta legítima y la reivindicación de nuevas leyes o derechos como la asunción de que nuestros detractores no son necesariamente malvados o moralmente reprobables. Porque puede que los escraches acaben resolviendo algunos de los problemas de los hipotecados – que por cierto, no son ni mucho menos toda la sociedad: en 2011 había en España 409.377 viviendas hipotecadas de un total de mas de 26 millones – a costa de acabar metiendonos a todos – y aquí si que vamos todos – en un camino muy peligroso y que luego es muy dificil de desandar.

Nota aclarativa: Que desapruebe los escraches de la PAH no implica que apruebe  las desproporcionadas manifestaciones de cargos del PP comparandolos con las actuaciones de los nazis, ni implica que apruebe las actuaciones del gbierno en materia hipotecaria, ni  las salvajes actuaciones policiales que ha ordenado en el año y medio que lleva en el poder, ni que sea un insensible que no entienda el drama que tiene que suponer un deshaucio, ni que crea que desde hace ya tiempo se deberían haber implantado medidas para mitigarlo en la medida de lo posible, aunque no necesariamente las que reivindican desde la PAH.

Que desapruebe los escraches solo implica que desapruebo los escraches. No compro los argumentarios en pack.

Otro día mas.

Sobre el discurso de Rajoy en el debate del estado de la nación (nota rápida)

He estado oyendo con cierto interés el discurso de Rajoy en el debate del estado de la nación, esta mañana. He estado bastante atento durante la primera hora; me he perdido los 10 min. en los que ha hablado, al parecer, de los malvados nacionalistas que quieren romper España, y el último trozo, en el que ha hablado de corrupción y ha dicho comprender que la ciudadanía no vea las mejoras que supuestamente ha experimentado la economía, pero que hay que tener fe, lo he tenido mas bien de fondo.

Y bueno, aquí os dejo unas impresiones rápidas:

– El discurso ha estado muy centrado en la economía, y muy orientado hacia lo “macro”. Quizá porque sea la única área económica en la que el gobierno puede vender alguna mejora, pero desde las filas “PSOEras” – he escuchado el post-discurso en la SER – se ha echado en falta que se bajara de vez en cuando a lo micro, que aparecieran personas en su discurso ( No recuerdo que haya hablado de los desahucios, o de la pobreza, o de la exclusión social). Comprendo que se haya centrado en los que por ahora va mejor que con el gobierno anterior, pero le ha dejado un flanco abierto a la posición: ya le están acusando de falta de empatía y de vivir alejado de la realidad ciudadana, con buena parte de razón.

– Un mérito incuestionable: Ha conseguido transformar el desastre que supusieron sus primeros 8 meses de gobierno – incumpliendo todas y cada una de sus promesas electorales, con un IVA que subió aunque tres meses antes subirlo fuera lo peor de lo peor, con una deducción por la vivienda que tuvieron que quitar al de cuatro meses de haberla reintroducido, con el desastre de Bankia, que parecía que cada día necesitaba unos cuantos miles de millones de euros mas, etc. – en el relato heroico de un gobierno luchando contra viento y marea para enderezar el rumbo que dejaba la herencia recibida, e insertar en esta narrativa los recortes y sus incumplimientos electorales. Y ha conseguido que el no haber solicitado el rescate parezca un éxito rotundo de su gobierno (siendo justos, puede que lo sea)

– Escuchar a Rajoy me produce en muchos casos un efecto de disociación de la realidad. En muchos de sus diagnósticos estoy de acuerdo, pero luego analizas las medidas que aplica para solucionarlas, y parece que estén escritas por su peor enemigo. Es como si voy al médico de cabecera, me diagnostica cáncer,  y acto seguido me manda a traumatología a curarme:  Si el problema principal del mercado laboral era la dualidad, y la querencia (inducida por esta) de las empresas era a despedir gente en vez de negociar reducciones de salario y/o de horas de trabajo al perder volumen de facturación, por qué aplicamos una reforma que no soluciona lo primero, ni incentiva suficientemente lo segundo? (los datos a la vista están, 600.000 parados extra desde la aplicación de la reforma) Que no será porque no circulen propuestas de reforma distintas a la del gobierno, y no solo por parte de la izquierda. Otro ejemplo: Coincido con el gobierno en que la educación en España lleva siendo muchos años un desastre, y que hay que plantearse de una vez y en serio que queremos hacer con ella. Pero luego, por lo que oyes de su reforma, la medida mas audaz es… Atacar la inmersión en Catalán y en Euskera! (Justo lo que ha funcionado del sistema en los últimos años) Lo mismo con las reformas estructurales, que no hace mas que hablar de ellas, pero de las que por ahora solo hemos visto la del sector financiero y la del mercado de trabajo (fallida o semifallida). Donde está la de las administraciones públicas? Porque esta se echa enormemente en falta… Además, varias de las supuestas medidas estrella de su discurso son recicladas, o incumplimientos de su discurso de investidura, como la reforma del pago del IVA para pymes y autónomos.

– Sobre corrupción: No sé que hay que hacer para que alguien en este país defienda en serio una ley de transparencia. Y otra vez aquí he tenido la sensación de desdoblamiento de la realidad: Es verdad que varias de las medidas que propone son interesantes (aumentar los años a los que prescriben los delitos de corrupción, o las auditorías externas del patrimonio de los altos funcionarios al acceder y abandonar los cargos, por ejemplo) pero parece que el follón que hay montado en su partido no va con el, y además se permite darnos a los demás lecciones de moralidad pública. Para Rajoy parece ser que los verdaderos corruptos son otros, porque lo del PP es todo mentira salvo algunas cosillas de nada, y en realidad es todo una conspiración en su contra y en la de la marca España.

Aquí os dejo el enlace por si algún masoca quiere ver el discurso (o volver a verlo)

P.D.: No he podido ver ni oir nada de lo que ha pasado esta tarde, así que no puedo comentar si Rubalcaba ha estado bien, o tan lamentable como de costumbre…