pacto investidura

Pedro Sánchez ha hecho lo correcto…

Pactando primero con Ciudadanos.

Porque el pacto es bueno. Es centrado, razonable, factible, equilibrado, con unas cuantas buenas ideas y capaz de generar consensos amplios. No promete asaltar los palacios de invierno, pero es fácil visualizar que ese programa de gobierno ayudaría a mejorar y modernizar el pais.

Porque por mucho que quiera vendernoslo Pablo Iglesias, el pacto de izquierdas (Psoe-Podemos-Compromis-IU: 161) no suma para gobernar. Podrían sacar adelante una investidura – concediendo un referèndum en Cataluña y otro en País Vasco que llevarían al PSOE a la guerra civil, y a la derecha a incendiar el país – pero al día siguiente, con quien sumas para llevar a cabo un programa netamente de izquierdas? Con Esquerra y Bildu se llega a 173, y para sacar adelante las leyes, necesitas 176. Y no veo yo al PNV, a CiU o a Ciudadanos votando a favor de – por ejemplo – una reforma laboral auspiciada por Pablo Iglesias o a Alberto Garzón.

Porque ante unas hipotéticas elecciones, PSOE y Ciudadanos se han posicionado en el centro del espectro político, y han centrifugado a Podemos y al PP a los extremos. Es verdad que Iglesias gane espacio a la izquierda, pero a costa de encajonado en la extrema izquierda por mucho tiempo. Bien podría ser un regalo envenenado: Del 1 al tres del espectro político hay una buena bolsa de votos, pero sólo con esos votos, hasta ahora, en España no se ganan las elecciones. Y a partir de ahora, a Iglesias le va a costar mucho más pescar en los caladeros del centro izquierda, donde normalmente están la mayoría de los peces.

Porque un gobierno apoyado por PSOE-C’s puede ser bastante más sólido y eficaz que lo que la lógica de 130 diputados dictaría: las leyes de contenido social y de regeneración democrática pueden cerrarlas con Podemos, y la política económica que nos va a obligar a llevar Bruselas pueden sacarla adelante con la bancada popular, una vez se les pase el berrinche de perder el gobierno.

Porque ante la posibilidad de que haya nuevas elecciones el 26 de junio, el PSOE, durante tres meses, va a poder venderse en positivo, propuesta a propuesta. Van a ser otros los que tengan que decir que no (cosa mucho menos fotogénica que decir SI) y con bastantes propuestas muy parecidas a las que aparecen en el programa de Podemos.

Pues esto es todo. Si queréis discutir las propuestas del pacto, o cualquier otra cosa, a los comentarios.
Otro día mas.

Anuncios