Mondadori

Ánima – Antonio Ortuño

Ayer mismo terminé Ánima, la última novela de Antonio Ortuño. Es un autor joven, Mexicano; hasta ahora, había publicado en España con Anagrama; fue finalista del premio Herralde de novela en 2007. Esta última, su tercera novela, aparecida después de que en Granta, una de las revistas literarias mas influyentes del mundo anglosajón, le nombraran, en uno de los artículos literarios mas publicitados (en España) y polémicos de los últimos años, como uno de los 22 mejores autores en castellano menores de 35 años, la ha sacado con Mondadori: sin tanto prestigio como Anagrama, quizá, pero con mas dinero.

Entré en la novela a ciegas, sin haber oído previamente nada del libro. La portada no está mal, y la contraportada nos habla de una historia ambientada en los bajos fondos del cine, “en un entorno mezquino e implacable donde los creadores libran una guerra sin cuartel en pos de fondos, becas, viajes, críticas favorables, premios…”  Se encargan de decirnos lo de la lista de Granta, para que sepamos que es un autor joven pero de nivel, reconocido. Me llamó la atención el tema del cine (eso si, en la contra obvian que el autor es mexicano, y que habla (poco) sobre los bajos fondos del cine mexicano, en vez de los del cine español), que era un autor contemporáneo, de mi quinta, con una historia contemporánea; que los protagonistas de la historia no sean escritores (estoy hasta el gorro de esto), y que podría llevar un lenguaje bastante gamberro, ya que está anunciada como “una sátira negrísima, pero, sobre todo, un agudo estudio sobre la rivalidad, la competencia, la amistad y la muerte”, y que es raro que un autor a quien publica una editorial importante no tenga “algo” (por lo menos oficio). Además, me gusta de cuando en cuando arriesgar con alguna lectura de la que no tenga referencias ni sea en principio un libro de mi estilo: a veces te la pegas, pero es una manera inigualable de enriquecerte como lector.

Y bueno, el libro no es gran cosa, la verdad. He tenido la sensación de que se queda un poco como a medio camino de todo: tiene algún punto gamberro majo, pero que se queda como colgando; la relación de admiración – odio que se genera entre los tres protagonistas – tres cineastas jóvenes mexicanos que se inician en la juntos en la profesión – está bien armada, pero tira de mas clichés de lo que me gustaría; me ha costado mantener el interés. Entre otras cosas, porque además de la voz principal, aparecen de la mitad de la novela en adelante tres voces narrativas extra, con bastante menos gracia que la primera, y el invento no termina de funcionar. Como tampoco termina de funcionar su crítica – sátira hacia el mundillo del cine, muy superficial. Casi toda la novela está impregnada de un tono entre ácido y cínico que a ratos no cuaja. Es verdad que mientra la lees, tienes la sensación de que hay un buen escritor detrás, pero esto también va a rachas: recuerdo varias páginas estupendas al principio, y varias al final, pero en esto también me ha resultado bastante irregular. Y está escrita en español de Mexico, que me despista bastante (esto último es culpa mía y no de la novela)

En el haber, deja un buen final, rotundo; y varios momentos brillantes, en los que te saca la sonrisa malvada. Entre ellos, las críticas de las películas de los protagonistas son una delicia. Los diálogos son buenos, y los tres personajes principales están bien dibujados, con personalidad.

Así pues, la novela aprueba muy justita, y no creo  que retenga gran cosa de ella en la memoria mas allá de unas semanas. Y una última cosa: con la tesis del autor de que el verdadero creador es el que se mantiene puro, vinculado a las esencias, inamovible; aunque eso le cueste la fama, el prestigio y la consideración de sus contemporáneos (amén de la posibilidad de vivir dignamente de su profesión, y de entrar bien en los circuitos comerciales, bien en los circuitos de las subvenciones) no estoy de acuerdo.

Os dejo aquí la presentación que el autor hizo de su novela en la feria de la minería el 23/02/2012, y aquí una crítica bastante mas destructiva que la mía (coincidimos en bastantes cosas) de la revista Letras libres. Y como recomendación para el que quiera leer algo de este aire, Ejercito enemigo de Alberto Olmos es una novela muy superior: tiene bastante mas pegada, nervio, mala baba y mejores cargas de profundidad que esta. Y también sale en la lista de Granta.

Otro día mas.