Madrid sin Juegos (otra vez)

Y al final del cuento, Madrid se quedó sin juegos olímpicos, otra vez.

En realidad, ahora que estoy escribiendo, no tengo claro en que categoría voy a colocar este post. Al fin y al cabo, la elección de sede para los juegos consiste en superar un examen previo – hacerlo con buena nota ayuda, pero no es imprescindible – en el que se valoran los aspectos técnicos de la candidatura: los pabellones, la red de transportes, la capacidad hotelera, cosas así. Y luego, se trata de convencer los miembros del COI, que son un grupo de unas 100 personas, cada uno de su padre y de su madre, en el se mezclan exdeportistas, políticos retirados y miembros de la nobleza, y en el que desde luego no abundan los perfiles técnicos, de que tu candidatura es mejor que las demás que se presentan. Y esto es mas una operación política de alto nivel que cualquier otra cosa.

El principe Felipe y Ana Botella, camino de la presentación final de la candidatura

En realidad, la votación del COI probablemente refleja la imagen que ofrecemos como país. Y es que hay pocas cosas mas importantes que la credibilidad en política: al fin y al cabo, votar a alguien no deja de ser una cuestión en gran parte de fé, de confianza en que te esté contando la verdad y va a hacer aquello que promete y no otra cosa. Aunque el pasado nos pueda ofrecer indicios de la fiabilidad de un candidato, estamos haciendo una elección a futuro, y el futuro nadie lo conoce todavía (ni siquiera Sandro Rey).

Y hoy dia, la triste realidad es que no nos cree nadie. Como nos iban a creer? Si nos ponemos a analizar un poco en frío las cosas, y sin profundizar demasiado, nos encontramos conque mas allá del 80% de las infraestructuras construidas, del supuesto apoyo popular del 90% (ya sé que no es un segmento representativo de la totalidad de la población, pero en internet no he hecho mas que encontrarme opiniones contrarias a las olimpiadas, como esta y esta), del trabajo hecho por los impulsores de la candidatura, y de la emotividad de la presentación: Madrid, y todo el país, está endeudado hasta las cejas, y no se ha sabido  (o podido) explicar de manera solvente de donde iban a sacar los supuestos 1500 millones de euros que faltarían para financiar el evento. Tenemos un 27% de paro, cifra inimaginable para el resto del mundo civilizado, para el que datos por encima del 10% ya son catastróficos. Y además, poca o ninguna sensación de una preocupación seria por solucionarlo y convertirnos en un país normal: nuestro gobierno ha sacado el champán para celebrar una bajada de 31 personas en el paro registrado de Agosto. Un gobierno (cuyo presidente no habla inglés; y que durante mas de 15 años en el máximo nivel político, tampoco se ha molestado en aprenderlo) enmierdado en uno de los casos de corrupción mas escandalosos que se recuerdan en el mundo occidental, y por el que en algunos otros países de nuestro entorno (USA, Reino Unido, Alemania, Francia, Holanda) hubiera dimitido hasta el apuntador. La alcaldesa de Madrid está ahí por ser la mujer de; ni ella ni Ignacio Gonzalez, el presidente de la comunidad autónoma, han sido refrendados por los electores. (Si, ya sé que iban en la lista, que el nuestro es un sistema parlamentario y no presidencialista, y que tienen toda la legitimidad legal y todo eso, pero visto desde fuera, igual no es tan fácil de comprender) El príncipe Felipe, según cuentan el que ha sido la figura mas destacada de la delegación madrileña, también está afectado, es verdad que de soslayo, por el caso Urdangarín.

Ni siquera en las cuestiones estrictamente deportivas, que se suponía que eran nuestro fuerte, estamos bien. Es verdad que tenemos a Gasol, Nadal, a los futbolistas de la selección, y un puñado mas de figuras mundiales. pero por debajo de ellos, el panorama es desolador: Una imagen de país tolerante con el dopaje, que la miriada de casos extraños de nuestro atletismo y ciclismo, las chapuzas de las operaciones galgo y puerto, y una ley antiodopaje redactada tarde y a regañadientes han afianzado. Ligas y clubes en quiebra o casi: la liga de fútbol profesional, la ACB de baloncesto, la ASOBAL de balonmano, casi todo el deporte femenino. 25 de las 63 federaciones deportivas del país, en quiebra también.

La verdad es que resulta fácil imaginar que una gran mayoría de miembros del COI han pensado, simplemente, que como país, no estamos para estos trotes; y han votado en consecuencia. La sorpresa hubiera sido que ganáramos.

En esta columna de El país, José Sámano dice lo mismo que yo pero mejor. Otro día más.

La caja mágica de Madrid. Y ahora, que hacemos con esto?

Anuncios

4 comments

  1. A mí la impresión que me da es que aquí se gana a base de talonario y punto. Jamás se tienen en cuenta los aspectos técnicos. Rusia y Dubai celebrarán los mundiales de fútbol posteriores al de Brasil y en ambos casos eran las candidaturas con peores calificaciones en todo (capacidad hotelera, transportes, estadios, etc.). No creo a ninguna institución medianamente politizada. Además me parece de vergüenza que se pretenda organizar unos juegos, cuando a nuestros deportistas de élite se les pone más zancadillas que otra cosa.
    Con lo que tú decías que somos un país de vergüenza, totalmente de acuerdo,
    ¡Un abrazo!

    1. Hola, y gracias por comentar!
      Hombre, en el caso del COI, sí que se tiene en cuenta la valoración técnica: en realidad, las ciudades que no cumplen los requisitos exigidos no llegan a la votación final, se quedan en el corte que se hace año y medio antes. En este caso, fueron Bakú y Doha. Lo que despista es que a la hora de la elección los criterios técnicos de la candidatura no son los únicos que se valoran.
      Y por su puesto que tanto esto como un mundial de fútbol, es cuestión de pasta. El COI vende los JJOO a la ciudad que mas retorno le va a reportar a su producto; ya sea en imagen, o en repercusión internacional de los próximos JJOO (que los haga mas fáciles de vender las veces siguientes) Piensa que tanto unos JJOO como un mundial mueven unas cantidades enormes de dinero.
      Y que no se nos olvide que Tokio tenía prácticamente la misma calificación técnica que Madrid… Pero la pasta por delante, los patrocinadores asegurados (todos ellos multinacionales solventes, según parece) un expediente intachable en temas de dopaje, y una credibilidad que nosotros, desde luego, no tenemos.

      1. Ya, tienes razón en lo que me has puesto. Que Tokyo le ganase la candidatura a Madrid era algo completamente factible, pero es el caso de Estambul el que pone los pelos de punta, porque en su caso la capacidad que tenían, asociado a la mala imagen que se habían ganado por diversos aspectos llama demasiado la atención.
        ¡Un abrazo!

  2. De hecho, la sensación que yo tengo, es que lo que ha escocido no ha sido tanto perder, sino perder también con Estambul.
    Pero nuestra imagen internacional es la que es, por desgracia…
    Un saludo!

Si quieres comentar, puedes hacerlo aquí. Insultos o comentarios racistas no, por favor. Y cuida tu ortografía en la medida de lo posible, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s